El Cierre Digital – La sed sin sepultura…, por Pilar Redondo

El Cierre Digital – La sed sin sepultura…, por Pilar Redondo

Perimetrar la simetría del tiempo que resucita incorruptible sobre el dintel de la noche que acomoda en su lugar al recogimiento, al silencio inconformista, a la hermandad, a la espiritualidad, a la esperanza que tiene la llave de mi casa, al compañerismo, a la solidaridad, al olvido que me presta su vida… Esto es parte de la esencia del Camino de Santiago.

«El primer Año Santo Compostelano que alcanza mi memoria es el de 1965, cuando yo tenía cuatro años de edad.
Recuerdo cómo en los días de canícula cuando desde la ventana de mi casa veíamos aparecer por el altozano que se encuentra a medio camino entre Villalcázar de Sirga y Carrión, la lejana silueta de un peregrino, mi madre nos apremiaba a los hermanos, ¡coged agua fría! ¡ID A SU ENCUENTRO!»

 

Leer artículo completo

Añadir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *