Del Castillo del Olmo

Del Castillo del Olmo

Miguel del Castillo del Olmo nació en Córdoba hace 45 años. Tras aprobar las oposiciones a judicatura en 2004, comenzó estrictamente su experiencia profesional, que le ha llevado por distintos puntos del país, como Barcelona, Sevilla, Ciudad Real, y distintas ciudades o pueblos de Málaga y Cádiz, en cuya Audiencia Provincial –sede de Algeciras– viene ejerciendo desde 2020, si bien reside en San Pedro Alcántara – Marbella desde 2008.

Durante más de quince años en la profesión, ha compatibilizado la labor estrictamente jurisdiccional con la docencia jurídica, colaborando con el Consejo General del Poder Judicial, la Universidad Loyola, la UNED, Policía Nacional, Guardia Civil, o Colegios de Abogados, además de impartir enseñanza privada para opositores, o de realizar múltiples conferencias en materia de Derecho Civil o Penal.

Apasionado de la Música, de la Filosofía, y del Atleti, tras algunas colaboraciones para otras publicaciones, se atreve, por fin, en exclusiva, con otra de sus grandes aficiones: los relatos breves.

Obras

LA JUSTICIA NUNCA DUERME

22,00 

Las desventuras de un juez de provincias atormentado y sin suerte, la primera instrucción de un Fiscal tras la muerte entre boniatos de un Magistrado del Supremo, las reflexiones espontáneas de un abogado estresado que siempre abarca más de lo que puede, la frustrante impotencia del autor ante la pertinaz ausencia de inversión en Justicia, el proceso de elaboración de una Constitución para uno mismo, o un relato de malos tratos entre mensajes de whatsapp

SKU: CS-008 Categorías: ,

Descripción

Formato: 14 x 21 cm, con solapas
Acabado: Plastificado mate
Interiores: Edición ahuesado 90 gramos
Nº de páginas: 422
ISBN: 978-84-18455-21-6
P.V.P.:  22,00 euros
GÉNERO: NARRATIVO
Anotaciones de venta: Librerías GENERALES
Contenido exclusivo:
Fecha de publicación: MAYO 2022

Las desventuras de un juez de provincias atormentado y sin suerte, la primera instrucción de un Fiscal tras la muerte entre boniatos de un Magistrado del Supremo, las reflexiones espontáneas de un abogado estresado que siempre abarca más de lo que puede, la frustrante impotencia del autor ante la pertinaz ausencia de inversión en Justicia, el proceso de elaboración de una Constitución para uno mismo, o un relato de malos tratos entre mensajes de whatsapp...

Además, diálogos filosóficos tras la muerte entre personajes que en vida desempeñaron funciones judiciales, la descripción de las causas del delito por un detenido, una conversación entre un niño y un adulto rodeados de  banderas y fuego, la persecución de un anciano misterioso cuya esquela ha sido encargada a un publicista desesperado, las miserias gubernativas judiciales, la traumática implantación de la tecnología en el mundo de la Justicia, o el extraño caso de un auxiliar forense demasiado curioso…

Todo esto es, y todo esto ocurre en un solo libro, que en realidad es una suma de relatos, reflexiones o historias que tienen como protagonista, en mayor o  menor medida,  a la Justicia, cuyas entrañas desea transmitir el autor, que es juez,  desde una perspectiva distinta, persiguiendo, con un lenguaje muy diferente al que habitualmente emplea, que, entre sonrisas y lágrimas,  el lector acabe pensando que todo está interconectado, y que la Justicia Independiente, tan necesaria como el agua, nunca duerme…

…Ni él tampoco…

En palabras del autor

Cuestionario

El título es un mensaje muy poderoso. ¿La justicia nunca duerme?, ¿por qué eligió este título?

El libro nace con una intensa vocación de ser leído, y de expandirse. Para ello entendí que había que dotarlo de un título potente y una portada atractiva. Y así ha sido, en mi opinión. Puede parecer influenciado por el cómic, al que de adolescente fui muy aficionado, pero  en realidad  lo que deseo transmitir es un mensaje contundente de confianza en la Justicia, y en que aquella siempre acaba llegando, siendo nuestra conciencia viciada, impaciente e irreal del tiempo la que muchas veces nos puede arrojar al precipicio de la desesperación o la crítica, que a veces es justificada, pero otras injustamente exacerbada. La Justicia, insisto, siempre acaba llegando, y el búho albino de la portada nos lo recuerda constantemente. 

Los relatos que conforman el libro, ¿tienen algún nexo o son relatos independientes?

Son, a la vez, relatos independientes e interconectados. De hecho, una de las ideas recurrentes en los relatos es que todo está interconectado en el mundo y entre nosotros, aunque el día a día, las prisas, y la falta de tiempo para pensar en soledad, en ocasiones nos impida darnos cuenta. En todo caso, incluyo alguna referencia a algunos relatos en otros, porque  me parece una técnica que hace más divertido   el juego de escribir. Aparte, varios relatos tienen en común el estar protagonizados por profesionales de la justicia un tanto singulares que, de algún modo, simbolizan la relevancia de la  Independencia judicial y del derecho de defensa en una sociedad avanzada.

¿Cuál de los relatos destacaría especialmente?

Esta pregunta es verdaderamente  muy complicada. Le tengo especial cariño al primero que escribí ( » El Incompatible» ), porque a través del mismo comencé a desarrollar mi «pseudotécnica literaria» aplicada a pretendidos relatos con personajes inventados del mundo del derecho. Desde un punto de vista estrictamente formal y por su posible originalidad, destacaría «La Sonrisa de Laura», donde no hay personajes del mundo del Derecho. Y por la actualidad del tema tratado, «la Graduada», que es un texto muy duro, serio y complejo  sobre violencia de género intergeneracional y uso del whatsapp.

¿Qué puede esperar el lector encontrar en este libro?

Aspiro en primer lugar a que el lector o la lectora descubran una manera distinta de escribir, que no tiene absolutamente nada que ver con la racional técnica literaria  judicial que empleo en mi trabajo, y que mezcla, por contraste,  humor, tragedia, narrativa tradicional, absurdo, surrealismo, también crudo realismo, e imprevisibilidad. Quiero que el lector participe conmigo de abundantes juegos de palabras y mensajes subliminales, eso sí, teniendo en cuenta que yo no soy ninguno de los personajes, con los que solo me identifico parcialmente. Y por supuesto sería maravilloso que algunos relatos pudieran ser leídos por estudiantes universitarios para introducirles, de un modo original,  en cuestiones muy relevantes de derecho constitucional y, en general, de la convivencia, sobre la base de que uno de mis principales objetivos al escribir ha sido que todas las palabras y líneas tengan un significado.

¿Haría alguna recomendación sobre cómo leer este libro?

Me gusta no saber hacia dónde me lleva un libro. En este caso, el libro, cuyos relatos pueden ser leídos en el orden que se desee, se muestra deseoso de ser asimilado con tranquilidad por personas que tengan ganas de plantearse cuestiones existenciales de primer orden, personas que, a su vez, tengan la mente abierta, y de ahí que la mejor recomendación sea decirles que mantengan abierta su conciencia, atención, y predisposición a un encadenamiento de escenas, reflexiones y acontecimientos que, sin duda, no se esperan. En particular, los desenlaces…

Miguel del Castillo del Olmo nació en Córdoba hace 45 años. Tras aprobar las oposiciones a judicatura en 2004, comenzó estrictamente su experiencia profesional, que le ha llevado por distintos puntos del país, como Barcelona, Sevilla, Ciudad Real, y distintas ciudades o pueblos de Málaga y Cádiz, en cuya Audiencia Provincial –sede de Algeciras– viene ejerciendo desde 2020, si bien reside en San Pedro Alcántara – Marbella desde 2008.

Durante más de quince años en la profesión, ha compatibilizado la labor estrictamente jurisdiccional con la docencia jurídica, colaborando con el Consejo General del Poder Judicial, la Universidad Loyola, la UNED, Policía Nacional, Guardia Civil, o Colegios de Abogados, además de impartir enseñanza privada para opositores, o de realizar múltiples conferencias en materia de Derecho Civil o Penal.

Apasionado de la Música, de la Filosofía, y del Atleti, tras algunas colaboraciones para otras publicaciones, se atreve, por fin, en exclusiva, con otra de sus grandes aficiones: los relatos breves.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “LA JUSTICIA NUNCA DUERME”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *